7 formas de abordar la niebla mental

7 formas de abordar la niebla mental€ €

PATROCINADO
Consejos y trucos simples para la salud del cerebro del Dr. Mike Dow

1. Haz algo desafiante hoy. Piense en su cerebro como una cuenta bancaria. Cuantos más depósitos en efectivo haya realizado, más tendrá de sobra. Este es un concepto llamado reserva, y explica por qué las personas con mayor nivel educativo tienen un menor riesgo de demencia.[1] Haga un “depósito” participando en una actividad desafiante.

2. Agregar Natrol® Cognium a tu rutina diaria. Se ha demostrado que este suplemento para la salud del cerebro protege las células cerebrales del estrés oxidativo, mejora la memoria y la concentración, y aumenta el flujo sanguíneo al cerebro. También es el único suplemento para la salud del cerebro con un ingrediente probado y respaldado por nueve ensayos clínicos en humanos. Tomar Natrol Cognium mientras participa en actividades desafiantes puede ayudar a lograr un enfoque holístico de la salud del cerebro.

3. Incorpora más ejercicio en tu día. El ejercicio es una de las formas más potentes de aumentar el nacimiento de nuevas células cerebrales y conexiones en el cerebro.[2] Es tan bueno para tu cerebro como lo es para tu corazón. Acostúmbrese a agregar pasos adicionales a su día de manera sencilla.

Te puede interesarGuía de regalos eHoliday 2017 – Bienestar Living
€Guía de regalos eHoliday 2017 – Bienestar Living €

4. Crea rituales saludables. Cuantas más opciones saludables tomes, más fáciles serán de hacer. Si a un trote después del trabajo le sigue un batido de proteínas, esto se convierte en una rutina y ayuda a prevenir comportamientos poco saludables. Puede combinar actos simples como cepillarse los dientes por la mañana con tomar Natrol Cognium con su multivitamínico. Esto puede establecer una intención saludable para el día que tienes por delante.

5. Consuma una dieta rica en antioxidantes. Algunos antioxidantes ayudan a proteger las células cerebrales del daño que conlleva el envejecimiento y el estrés oxidativo. Las fuentes de cafeína sin azúcar, las bayas y la cúrcuma son excelentes ejemplos de alimentos ricos en antioxidantes que protegen el cerebro.[3]

6. Conectar. Las relaciones tienen un efecto profundo en la salud del cerebro. Recuerda que el exceso de hormonas del estrés puede causar inflamación en el cerebro al igual que los alimentos procesados.[4] Las relaciones tienden a protegernos del estrés de la vida diaria mientras le dan sentido a nuestra vida. Cuida la salud de tus relaciones, porque son fantásticas para el cerebro.

7. Dormir. Por la noche, las células cerebrales se expanden para que nuestro cerebro pueda entrar en su “ciclo de lavado” durante la noche. Esforzarse por ocho horas de sueño asegura que su cerebro se refresque para un día libre de niebla por delante.[5] Favorezca los remedios naturales, como acostarse a la misma hora y usar melatonina en lugar de somníferos recetados.

Te puede interesarFall Beauty tipsEnamórate de la belleza – Consejos para el cuidado de la piel en otoño€ €



[1] Ellen Bialystok, Fergus IM Craik y Morris Freedman, «El bilingüismo como protección contra la aparición de síntomas de demencia», Neuropsychologia 45, no. 2 (28 de enero de 2007): 459–64.

C. Fabrigoule et al., «Actividades sociales y de ocio y riesgo de demencia: un estudio longitudinal prospectivo», Journal of American Geriatric Society 43, no. 5 (mayo de 1995): 485–90.

Joe Verghese et al., «Actividades de ocio y el riesgo de demencia en los ancianos», New England Journal of Medicine 348 (19 de junio de 2003): 2508–16.

Te puede interesarLeave-in conditionerThe Mane Thing: acondicionador sin enjuague€ €

Sharp, Emily Schoenhofen y Margaret Gatz. «La relación entre la educación y la demencia una revisión sistemática actualizada». Enfermedad de Alzheimer y trastornos asociados 25.4 (2011): 289.

[2]KI Erickson et al., «La actividad física predice el volumen de materia gris en la edad adulta tardía: el estudio de salud cardiovascular», Neurology 75, no. 16 (13 de octubre de 2010): 1415–22.

Robert D. Abbott et al., «Caminar y demencia en hombres mayores físicamente capaces», Revista de la Asociación Médica Estadounidense 292, no. 12 (22 de septiembre de 2004): 1447–53.

[3] JA Joseph et al., «La suplementación con arándanos mejora la señalización y previene los déficits de comportamiento en un modelo de enfermedad de Alzheimer», Nutritional Neuroscience 6, no. 3 (junio de 2003): 153–62.

Rachel L. Galli et al., «La dieta suplementada con arándanos invierte el declive relacionado con la edad en la neuroprotección HSP70 del hipocampo», Neurobiología del envejecimiento 27, no. 2 (febrero de 2006): 344–50.

Elizabeth E. Devore et al., «Ingesta dietética de bayas y flavonoides en relación con el deterioro cognitivo», Annals of Neurology 72, no. 1 (julio de 2012): 135–43.

John A. Ringman et al., «Un papel potencial de la curcumina de la especia del curry en la enfermedad de Alzheimer», Current Alzheimer’s Research 2, no. 2 (abril de 2005): 131–36.

Laura Zhang et al., «Los curcuminoides mejoran la captación de beta amiloide por los macrófagos de los pacientes con enfermedad de Alzheimer», Journal of Alzheimers Disease 10 (2006): 1–7.

Suzhen Dong et al., «La curcumina mejora la neurogénesis y la cognición en ratas ancianas: implicaciones para las interacciones transcripcionales relacionadas con el crecimiento y la plasticidad sináptica», PLOS One 7, no. 2 (16 de febrero de 2012): http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0031211#pone-0031211-g006.

Ying Xu et al., «La curcumina revierte la neurogénesis hipocampal deteriorada y aumenta el ARNm del receptor de serotonina 1A y la expresión del factor neurotrófico derivado del cerebro en ratas con estrés crónico», Brain Research 1162 (2007): 9–18.

Tze-Pin Ng et al., «Consumo de curry y función cognitiva en los ancianos», American Journal of Epidemiology 164, no. 9 (2006): 898–906.

Marjo H. Eskelinen et al., «Beber café y té en la mediana edad y el riesgo de demencia en la vejez: un estudio CAIDE basado en la población», Journal of Alzheimer’s Disease 16, no. 1 (2009): 85–91.

[4] John T. Cacioppo et al., «La soledad como factor de riesgo específico para los síntomas depresivos: análisis transversales y longitudinales», Psychology and Aging 21, no. 1 (marzo de 2006): 140–51.

John T. Cacioppo y Louise C. Hawkley, «Aislamiento social percibido y cognición», Trends in Cognitive Sciences 13, no. 10 (octubre de 2009): 447–54.

Julianne Holt-Lunstad, Timothy B. Smith y J. Bradley Layton, «Relaciones sociales y riesgo de mortalidad: una revisión metaanalítica», PLOS Medicine (27 de julio de 2010): http://www.plosmedicine.org/article /info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pmed.1000316.

Robert S. Wilson et al., «Soledad y riesgo de enfermedad de Alzheimer», JAMA Psychiatry 64, no. 2 (febrero de 2007): 234–40.

[5] Lulu Xie et al., «El sueño impulsa la eliminación de metabolitos del cerebro adulto», Science 342, no. 6156 (18 de octubre de 2013): 373–77.

Francesco P. Cappuccio et al., «Duración del sueño y mortalidad por todas las causas: una revisión sistemática y metaanálisis de estudios prospectivos», Sleep 33, no. 5 (1 de mayo de 2010): 585–92.

Harvey R. Colten y Bruce M. Altevogt, ed., Sleep Disorders and Sleep Deprivation: An Unmet Public Health Problem (Washington, DC: National Academies Press, 2006): 1.

También te puede interesar:

Evolución del Yoga

Septiembre es el Mes Nacional de Concientización sobre el Yoga. El yoga es un regalo tan empoderador y transformador que nos ha sido dado a todos. A pesar de que[…]

Vuela los cielos en forma

Los mini masajes pueden hacer que lidiar con los cielos amigables sea un poco más agradable, pero se ha demostrado que subir el ohmio[…]

Nueva Vida Senderismo Spa

Durante más de cuatro décadas, este spa de senderismo de temporada en Vermont se ha mantenido fiel a sus principios fundacionales y floreció con[…]

Cómo dormir bien

El próximo mes (marzo) es el Mes Nacional de Concientización sobre el Sueño, ¡y por una buena razón! Un estudio de los Centros para el Control de Enfermedades informa[…]

Publicaciones Similares